Sorpresa

Por: El alma en cada disparo.

A veces resulta que la solución está en lo más simple. Escoge un caramelo, saborealo, respira profundamente, relájate, y vuelve a exhalar con el sabor dulzón en el paladar. Ahí en ese momento suele estar la solución más adecuada. Aparece sin buscar, sin presionar. Cuando menos lo esperas, ahí está, como por arte de magia…¡ Abracadabra !

Sobre nosotros El Alma

Desde 1992 apretando el alma para aprender a mirar con los ojos a través del visor de nuestras cámaras.

Deja un comentario