Comunico

Es hora de cambiar

¿Izquierda o derecha?

Después de meditarlo mucho he decidido dar un importante paso para mi. Ya que siempre me atrajo la informática, ya que estudié diseño asistido por ordenador, ya que conozco y dominó marketing y ventas, y se mantener la imagen que necesita cada negocio ” abandono” el mundo de la fotografía.

Un nuevo destino

Me duele en el alma tomar la decisión de convertir ” el alma en cada disparo ” en un blog personal de fotografía, ya no volveré va tomar fotografías para nadie, solo para mí y mi recuerdo.

Un saludo: el alma en cada disparo.

Familia

Pasa el tiempo inexorable, ese al que no echamos cuentas y que vendemos al trabajo y a los diversos avatares de la vida sin pensar que podemos hacer algo mucho mejor con él.

Aquellos a los que amamos y que nos gusta tener cerca se merecen que pongamos el alma en cada segundo que estamos con ellos.

Cómo hoy, cenita en un lugar privilegiado, me he sentido obsequiado con un picoteo, una charla fluida y la mejor compañía que podía desear hoy. ¡ Gracias por estar ahí !

Foto tomada a pulso con Huawei P30 pro..


Vuelta a la anormalidad.

Salimos de la cuarentena, volvemos a la intolerancia.

Volvemos a ser los de antes. Ya no respetamos la opción de ideas de otras personas, nos escandalizamos por condiciones sexuales de seres humanos. Queremos anular al que piensa diferente…¿Hacia dónde vamos?

Fachada barroca de la Universidad de Alcalá de Henares

Adquirimos más conocimientos, no nos molestamos en preguntar ¿ Me vale esa idea, o no? ¿Es verdad, dónde puedo corroborarlo ?

No podemos fiarnos en líderes interesados que ofrecen verdades sesgadas a las conveniencias del momento. Ni unos, ni otros. Todos nos manipulan para mantenernos aborregados o enfrentarnos según les venga bien.

Un saludo.

Pedro Povedano María.

Esto se acaba:

Fotografias de: El Alma en cada disparo.

La cuarentena se acaba. O eso creo. Las calles volverán a estar llenas de gente, pero nos miraremos de manera diferente. Iremos con mascarilla, con guantes y con precaución de no contagiarnos unos a otros, los bares seguirán cerrados, los centros comerciales con aforo limitado, y tendrá que haber una separación de dos metros entre persona y persona. Habrá crisis, muchas personas no tendrán que comer, renunciaremos a libertades, en pro de una falsa seguridad…y no habremos aprendido nada. Las generaciones de humanos pasan, las calles quedan aquí.

Puntuación: 4 de 5.