Familia

Pasa el tiempo inexorable, ese al que no echamos cuentas y que vendemos al trabajo y a los diversos avatares de la vida sin pensar que podemos hacer algo mucho mejor con él.

Aquellos a los que amamos y que nos gusta tener cerca se merecen que pongamos el alma en cada segundo que estamos con ellos.

Cómo hoy, cenita en un lugar privilegiado, me he sentido obsequiado con un picoteo, una charla fluida y la mejor compañía que podía desear hoy. ¡ Gracias por estar ahí !

Foto tomada a pulso con Huawei P30 pro..


Esto se acaba:

Fotografias de: El Alma en cada disparo.

La cuarentena se acaba. O eso creo. Las calles volverán a estar llenas de gente, pero nos miraremos de manera diferente. Iremos con mascarilla, con guantes y con precaución de no contagiarnos unos a otros, los bares seguirán cerrados, los centros comerciales con aforo limitado, y tendrá que haber una separación de dos metros entre persona y persona. Habrá crisis, muchas personas no tendrán que comer, renunciaremos a libertades, en pro de una falsa seguridad…y no habremos aprendido nada. Las generaciones de humanos pasan, las calles quedan aquí.

Puntuación: 4 de 5.

¡Se puede!

Fotografías por: El Alma en cada disparo.

Atardecer en La Plaza de Cervantes.

En estos momentos de incertidumbre, de bulos, de odios exacerbados, de mentiras y falsas verdades, prometo no divulgar ningún comentario que pretenda coartar la libertad de pensamiento de nadie. Así mismo denunciaré cualquier postura que incite al odio a otro ser humano. Prometo usar la lógica, y poner en cuarentena cualquier noticia, por muy real que parezca, hasta que la pueda contrastar la fuente. Bloquearé cualquier intento de divulgación de noticias falsas, y seré intolerante con los que no son capaces de sopesar otras ideas, diferentes a las suyas, incapaces de respetar a otros humanos. Bloquearé y denunciaré todas las publicaciones que infunden miedo, es su método de control de una sociedad sensible. Si lees esto contéstame, hazme saber que estás ahí tu opinión sí me importa. Juntos podemos parar esto.

Sí se puede.