Vamos, venimos…

Por: El Alma En Cada Disparo.

Nos pasamos la vida yendo. Vamos al trabajo, al gimnasio a comer, a hacer o a deshacer algo. Todo para venir de los mismos sitios, todo para acabar todos en un lugar. Tenemos la fatua ilusión de que el tiempo nos pertenece, que no pasa nunca y se nos escurre entre los dedos como la arena del mar. No estamos ni aquí ni allí, no vamos ni venimos, en cada instante nos hayamos en un punto diferente en donde poner el alma en cada disparo.

Nos vamos…

Veo Veo

Por: El Alma En Cada Disparo

Aprovechando que las puertas de las máquinas de los trenes de cercanías son translúcidas quiero mostraros lo que ve el maquinista al llegar a la estación de Alcalá de Henares.

Puesto del maquinista. Renfe Cercanías.